mayo 31, 2008

Declaración de Foz do Iguaçu


Los presidentes y miembros de comités nacionales de ICOMOS de Argentina, Brasil, Chile, México y Paraguay, conjuntamente con el Vicepresidente de ICOMOS para América se reunieron en la ciudad de Foz do Iguaçu, Brasil, los días 29, 30 y 31 de mayo de 2008, con el fin de reflexionar sobre la noción de “Espíritu del Lugar”, tema central de la XVI Asamblea General del ICOMOS a desarrollarse en Québec en octubre de 2008.

Los participantes expresan su agradecimiento al ICOMOS Brasil y a ITAIPU Binacional por la organización de este foro y a partir de las discusiones desarrolladas, aprueban las siguientes conclusiones.

1. Sobre la noción de “Espíritu del Lugar”.

La noción de “Espíritu del Lugar” está vinculada a la interacción de componentes materiales e inmateriales de los entornos naturales y/o construidos por el ser humano. Se trata de un aspecto esencial, ya que, por su misma definición un “lugar” no es cualquier espacio, sino un espacio caracterizado por su singular identidad. En este sentido, el “espíritu” es el aliento vital que expresa tal identidad, resultado de la relación entre una determinada cultura y el sitio en que se desarrolla. Entre los elementos componentes o con incidencia en el “Espíritu del Lugar”, se han identificado los siguientes:

a) Las características del entorno geográfico y del medio natural.
b) El patrimonio natural sacralizado a través de los significados dados por las comunidades.
c) El modo particular en que se ha desarrollado, a través del tiempo, la relación entre las comunidades y el medio natural, expresada en paisajes culturales, ciudades, espacios urbanos y rurales.
d) Los lugares apropiados por el ser humano, tales como los espacios abiertos urbanos y rurales, escenarios de la vida comunitaria y de sus manifestaciones espirituales.
e) Los espacios construidos que expresan un modo particular de resolver las necesidades para el desarrollo de la vida humana.
f) Los componentes materiales que inciden en la particular identidad de los espacios urbanos, tales como pavimentos, forestación, señalización, iluminación y mobiliario urbano.
g) Las diversas funciones y vocaciones que, a través del tiempo, se han desarrollado en los espacios configurados por el ser humano.
h) Los procesos sociales que se hacen patentes en la producción y reproducción de los bienes culturales.
i) Los aportes sucesivos que provenien de diversas culturas y que caracterizan a América Latina.

2. La importancia de comprender el “Espíritu del Lugar”.

La identificación de los componentes materiales e inmateriales que definen el “Espíritu del Lugar”, resulta esencial para la preservación de la identidad de las comunidades que han creado espacios de interés histórico-cultural y los han transmitido a través de las generaciones.

El estudio, el análisis y la comprensión de los componentes del lugar son los recursos adecuados para definir acciones que tienden a la preservación, entendida como la acción que permite la manifestación del espíritu.

3. Amenazas contra el “Espíritu del Lugar”.

Los participantes del Foro han identificado una serie de amenazas contra el “Espíritu del Lugar”, entre las que cabe citar:

a) Las presiones inmobiliarias que, particularmente en áreas urbanas, atentan a través de la especulación en el uso y explotación del suelo, contra los áreas de interés histórico y cultural, sus entornos, así como a sus valores esenciales.
b) La incorporación de usos incompatibles con el carácter o el significado tradicional de los sitios, incluyendo el comercio informal.
c) La inserción en áreas de interés histórico y cultural y sus entornos, de edificios o conjuntos edilicios y otros elementos que no tienen en cuenta su carácter o sus valores históricos y/o culturales.
d) La remoción o pérdida de edificios, espacios abiertos y elementos que caracterizan el “Espíritu del Lugar”.
e) La provisión y uso de infraestructura, equipamientos o mobiliario urbano ajenos, por su diseño o materiales de construcción, al carácter de los sitios.

En este sentido, se han mencionado, a modo de base para la discusión, casos concretos de amenzas al “Espíritu del Lugar”, en varias ciudades Latinoamericanas, entre los que cabe mencionar:

a) La especulación inmobiliaria que genera la excesiva densificación y verticalización de la ciudad de Salvador, Brasil, en el entorno del Sitio del Patrimonio Mundial.
b) Las presiones inmobiliarias y de tráfico vehicular en la ciudad de Brasilia, Brasil, que afectan la integridad del Plano Piloto, Sitio del Patrimonio Mundial.
c) El proyecto de construcción de un Centro Cultural en la ciudad de Valparaíso, Chile, sin consideración por las preexistencias del sitio y los valores del entorno Sitio del Patrimonio Mundial.
d) El proyecto de construcción de un Centro de Exposiciones y Convenciones en la ciudad de Puebla, México, en un área de alto significado histórico, que forma parte del Sitio Patrimonio Mundial.
e) Las construcciones provisionales y de una pista de patinaje sobre hielo en el Zócalo de la Ciudad de México, Sitio del Patrimonio Mundial.
f) Las alteraciones de los santuarios de Chalma, Estado de México y San Juan de los Lagos, Jalisco, así como de la zona de Bracho en la ciudad de Zacatecas, México, Sitio del Patrimonio Mundial.
g) El descontrol edilicio, de tráfico vehicular y de publicidad em el entorno de la Manzana Jesuítica de Córdoba, Argentina, Sitio del Patrimonio Mundial.
h) El proyecto de ampliación de estadios de fútbol en el Paseo del Bosque en la ciudad de La Plata, Argentina, que pone en riesgo los valores históricos y ambiéntales del área.
i) El inadecuado proyecto de construcción de una cárcel regional en el entorno del circuito turístico y cultural denominado Caminho de Pedra en Bento Gonçalves, Rio Grande do Sul, Brasil.

4. Recomendaciones.

Los participantes en el Foro acuerdan las siguientes recomendaciones:

a) Que el concepto “Espíritu del Lugar” sea incorporado en los procesos de planificación urbana y territorial, como medio para la preservación integral de paisajes naturales y culturales, asi como de ciudades y áreas urbanas con valores históricos y/o culturales.
b) Que la legislación urbana, planes y proyectos de nuevos desarrollos, en entornos naturales y construidos por el hombre, tengan en cuenta el potencial impacto sobre el “Espíritu del Lugar”.
c) Que los sistemas de valores y las prácticas sociales de las comunidades sean comprendidos y respetados como parte del “Espíritu del Lugar”.

Por todo lo anterior se recomienda que las autoridades competentes en los casos citados, extremen las precauciones para evitar acciones y/o procesos que puedan afectar el “Espíritu del Lugar” de estos sitios.



Foz do Iguaçu, Parana, Brasil 31 de mayo de 2008

3 comentarios:

Carolina Trinidad dijo...

Reflexionando sobre una conversación que tuve con Juan Mastrantonio el mes de mayo sobre la "voluntad plástica", he comprendido, sacándome citas e ideas filosoficas previas abultadas en mi mente, que:
si bien todos pueden desear, no es sólo el deseo lo que hace "factible algo" sino que es el deseo llevado a la voluntad, es decir, un anhelo que se conforma, una entrelectura que se co-construye en el ir aprendiendo, conociendo, adquiriendo experiencia, sensibilidad sobre algo a través de un trabajo, a través del oficio que uno y cada cual realiza. Se empieza a afinar una capacidad de responder y modo de entender al hombre y a uno mismo finalmente.
Me doy esta "vuelta de carnero" porque si bien no me refiero o no aclaro lo que es "voluntad plástica" en este comentario, si apunto lo que he llegado a comprender por voluntad y asi no caer en malos entendidos.
Digo esto porque me llama la atención algunos modos de decir de esta declaración, como por ejemplo: "valores esenciales" y "carácter".
Creo que no son "obviables"...
Al decir carácter, no sólo se está haciendo referencia a una, valga la redundancia, "característica" o particularidad o singularidad de una ciudad por ejemplo, y tampoco sólamente a un "modo" especial de ella (que a veces por ejemplo queda cristalizado en folklorismos), sino de un constructo permanente de un lugar. Creo que es allí, donde, la voluntad tiene su rol, su sentido práctico.
Al decir carácter se pude aludir a un signo también, signos que permiten lecturas. Entonces, qué signos hay, quién y qué los escribe y permite lecturas de tal o cuál modo? Quiénes leen, cómo leen?
En ese sentido, de esta declaración, destaco la idea de preservación, ya que se entiende como "la acción que permite la manifestación del espíritu".
El espíritu, en resumen, son los habitantes porque ellos son un determinado lugar. Y la preservación como acción, es como una voluntad, porque encausa acciones definidas que provienen del estudio, el análisis y la comprensión de los componentes del lugar.
Junto a esto, recuerdo el significado enciclopédico de ciudad:

Ciudad: Núcleo urbano de población densa. Constituye un complejo demográfico, económico, sociológico y político en el que se ejercen actividades económicas relacionadas con la industria y los servicios / De polis (gr) como ciudad, pueblo, estado, comunidad, modo de vida, lugar de actividad y formación educativa de la mente y el carácter del ciudadano.

Y luego me acuerdo también de unas líneas de Felix Guattari, de su texto "Pácticas ecosóficas y restauración de la ciudad subjetiva":
"La máquina infernal de un crecimiento económico ciegamente cuantitativo, que no tiene en cuenta su impacto humano y ecológico y que además está situado bajo los exclusivos auspicios de la economía del beneficio y el neoliberalismo, debe dar paso a un nuevo tipo de desarrollo cualitativo que rehabilite la singularidad y la complejidad de los objetivos del deseo humano"... y antes señala: "Se ha perdido el gusto por la diferencia, por lo imprevisto, por el acontecimiento singular".
Eso también me lleva a la idea de lo glocal...
Al hecho de que, en rigor, la gente del cerro cárcel dice que sabe, pero no sabe...

Bueno, este texto arroja varios puntos en los cuales pensar y debatir.

Saludos cordiales
C.

Carolina Trinidad dijo...

La ministra de Cultura, Paulina Urrutia, expresó su total satisfacción puesto que "hasta la fecha somos el único país en Latinoamérica que aún no ha ratificado la Convención, siendo ésta un instrumento vital para reforzar nuestra acción en materia de protección inmaterial", enfatizó.
La Convención pone de relieve la importancia de respetar el patrimonio cultural inmaterial y, consecuentemente, la tarea primordial del Estado y la sociedad de adoptar las medidas necesarias para su salvaguardia. Se reafirma, además, la potestad soberana de los Estados para adoptar políticas o medidas que protejan el patrimonio cultural, tal como lo establece la Convención para la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, también de UNESCO, aprobada y ratificada por Chile durante el año 2007.

Esta iniciativa viene a reafirmar las políticas públicas de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial que el Estado chileno ha implementado en los últimos años y que constituyen uno de los ejes de la acción del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en el ámbito patrimonial, acción imprescindible para el adecuado desarrollo cultural nacional.

La ministra de Cultura sostuvo que "esta es una muy buena noticia como antesala para la celebración del día del patrimonio. Este 25 de mayo vamos a relevar una de las actividades que representan el patrimonio inmaterial como la gastronomía, puesto que mucha gente no la percibe como parte de nuestro acervo cultural". Actualmente, la Convención ha sido ratificada por 93 países y se encuentra vigente desde el 20 de abril de 2006, siendo Chile el único país sudamericano que no la ha ratificado.

Luego de su aprobación en la Cámara de Diputados, la Convención sobre Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial será despachada al Senado para su segundo trámite constitucional.

Patrimonio inmaterial

La Convención define patrimonio cultural inmaterial como los "usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural." Asimismo, declara las diversas manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial las tradiciones y expresiones orales, las artes del espectáculo, los usos sociales, rituales y actos festivos, los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, y las técnicas artesanales tradicionales.






Publicado: Miercoles 14 de Mayo de 2008

http://www.consejodelacultura.cl/portal/index.php?page=articulo&articulo=4475

Saludos atentos.
C.

Anónimo dijo...

Algo tarde me he enterado... un mes despues de hecho!
Bueno, ..se ha ratificado.

:)

C.